18476
Uno así para mi novia :) 
25967
alxbngala:

Mexico: Puerto Vallarta. Man with Huichol mask, Lee Foster www.fostertravel.com, 
881
“Just because you miss someone, it doesn’t mean you should go back to them. Sometimes you have to just keep missing them until you wake up one morning and realise that you don’t anymore.”
223970
11910
I miss this…
12932
4900
7115
Tratar de llenar optimismo a gente mala onda: (Source: likeazulmalobato, via luliibellome)

Tratar de llenar optimismo a gente mala onda:

18547
11844
AUTO-SABOTAJE ¿Cuántas veces has tratado de hacer algo o de lograr un objetivo, sin tener éxito? Si hicieras un análisis detallado y honesto de dichos “fracasos”, probablemente te darías cuenta de que, muchas veces, no lo lograste por algo que tú mismo hiciste o dejaste de hacer. Esto se llama autosabotaje. Existen muchas maneras de autosabotearnos y desafortunadamente, pocas veces nos damos cuenta de que nos estamos autosaboteando. Veamos algunos ejemplos de autosabotaje: - Tienes que hacer un trabajo importante que te va a permitir un ascenso y de repente empiezas a estar “muy ocupado”, haciendo cosas en tu casa, arreglando el coche, hablando por teléfono, etc. y no tienes tiempo para hacer el trabajo o por lo menos para hacerlo bien. - Estás esperando una llamada muy importante, de una persona que puede mejorar tu vida y se te olvida prender tu celular. - Te preocupa tanto quedar bien con la gente o evitar ser criticado por los demás, que nunca haces lo que a ti te gustaría hacer. - Estás en un tratamiento médico y constantemente se te olvida tomar tus medicinas. - Estas a dieta, pero la rompes constantemente diciéndote: “Ahora si la empiezo bien, el próximo lunes”. - Te inscribes en un curso de computación y “se te hace tarde” o no puedes ir a muchas de las clases. - Discutiste con tu pareja, le compraste un pequeño regalo y se te olvidó en tu casa u oficina. - Quizás pienses que un olvido o llegar tarde, puede ser normal en esta época de tráfico y estrés y que no necesariamente significa, que te estás autosaboteando. Esto puede ser cierto, si sólo sucede muy de vez en cuando y si casi siempre logras tus metas. Pero si sucede con frecuencia o si por algún motivo que no conoces, quieres hacer cosas y no puedes o te esfuerzas en lograr cosas y no las obtienes, es muy probable que te estés autosaboteando. Cuando no obtenemos lo que deseamos, generalmente pensamos que: - Tenemos mala suerte, - somos víctimas de las circunstancias, - lo que tenemos que hacer, es demasiado difícil, - la culpa de nuestros errores o fracasos la tienen los demás, - la gente se aprovecha de nosotros, - no entendemos qué es lo que nos pasa, - etc. Generalmente, cuando nos autosaboteamos, no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo y mucho menos de por qué lo hacemos. La causa del autosabotaje es inconsciente y creemos que: - Realmente se nos olvidaron las cosas, - si rompimos la dieta, volvimos a fumar o gastamos el dinero que teníamos ahorrado para algo importante, fue porque no lo pudimos evitar o por falta de fuerza de voluntad, - si no nos dio tiempo de hacer lo que teníamos que hacer, fue por un mal cálculo, porque estábamos seguros de que íbamos a poder hacerlo todo, etc, etc. Siempre tenemos una justificación, aparentemente lógica, que explique nuestro comportamiento. Pero estamos frente a un terrible drama. 1. CONCEPTOS DE AUTOSABOTAJE a) Necesidad adquirida aunque no identificada de provocarse a Ud. mismo infelicidad (Marta y William Pieper) b) Hacer, inconscientemente, cosas que nos impiden lograr lo que deseamos c) Cuando decimos que queremos algo y después nos aseguramos de que no suceda. (Alyce P. Cornyn-Selby) 2. ORIGENES El saboteador refleja al niño temeroso, enfadado y destructivo de nuestros padres que no deseaba ser desplazado por otro niño, enviando mensajes tácitos a los hijos de limitación y restricción. Esto provoca Ira en el niño externo (hijos) la cual reprime y la vuelca contra sí mismo. Decide castigarse y destruirse a fin de evitar la ira de los padres con su éxito, es mejor restringirse y destruirse que ser la víctima de la ira neurótica de los padres. Así como los mandatos de los padres fueron inconscientes, el saboteador es inconsciente. El proceso de autodestrucción y autosabotaje es prolongado, lento, sutil y un misterio para el propio niño y sus padres. (Martha Baldwin) Utiliza la ira reprimida para destruir nuestros sueños, minar nuestras relaciones y dañar nuestra salid física. Es un hábito, ya muy arraigado, que tiene sus raíces en nuestra infancia. Está basado en la forma que usábamos para “defendernos” ante las excesivas demandas de nuestros padres, que esperaban de nosotros: Perfección, que nos mantuviéramos siempre cerca y/o dependientes de ellos. Una baja autoestima Las metas que tenemos no son nuestras, por lo tanto no estamos suficientemente motivados como para hacer el esfuerzo. Son varios los motivos por los que podemos seguir las metas de otras personas. Nos las imponen. Queremos darle gusto a ciertas personas. Tenemos miedo que nos rechacen si no las aceptamos. No tenemos metas propias. Adicción a la infelicidad. Necesidad de sentir cierta dosis de desasosiego para mantener el equilibrio interior. Asociamos de niños la preocupación y amor de nuestros padres con sus exigencias, la infelicidad que nos causaba sentir su frustración era parte de las sensaciones de sentirnos amados (te corrijo porque te amo). Se establece una necesidad de infelicidad como satisfacción, dándose una confusión de felicidad e infelicidad que persiste hasta la vida adulta llevándonos poderosamente hacia el autosabotaje (Marta y William Pieper) Patrón de disciplina aprendido en el cual hay consecuencias desagradables cada vez que rompemos un valor, y si un valor era ser humilde, sencillo, y no egoísta, darnos la oportunidad de algo y ser felices merece entonces un castigo. Por ende el castigo es bueno. Recreación de sentimientos y condiciones de sufrimiento como forma de estar en el mundo. Recreación del abandono sufrido (Autoabandono). Se caracteriza por una posición de “estoy mal” que da origen a justificar la culpa y el castigo y el autoataque. (McKay y Fanning). Cuando entonces no se logra lo deseado se confirma aquello que pensábamos de nosotros mismos: somos malos, inadecuados e inmerecedores de felicidad. SABOTEADOR: Esa parte de nosotros mismos que nos atemoriza. Parte dedicada a vencer sus esfuerzos por prepararse para el éxito y aspirar a la integridad y a la sanación que tanto desea y merece. Llamado también “la bruja”. Pone en práctica los mensajes letales absorbidos de los padres (no existas, sé perfecto, no seas quien eres, sé lo que deseamos que seas). Educarnos a nosotros mismos implica saber centrar nuestra mente y corazón en la energía del amor hacia nuestro niño interior. Esto implica límites en nuestras relaciones y con nosotros mismos. Cuando se ignora lo anterior se provoca sufrimiento: adicciones Dependencia Relaciones destructivas Familias conflictivas Confusión Promiscuidad Preocupaciones financieras Salud deteriorada Debemos saber encontrar nuestro centro, esto nos permite cuidarnos en vez de cuidar al otro. Somos entonces libres para amarnos a nosotros mismos sin culpa. Crecer es asumir la responsabilidad de amar y educar satisfactoriamente al niño interior que habita en la profundidad de nuestro ser. Una vez pasada la infancia y adolescencia la responsabilidad es nuestra. Muchos eligieron educar a otros con la esperanza de que ellos le correspondan atendiendo sus necesidades y sentimientos, este modelo produce dolor, culpa, relaciones decepcionantes. Se llama CODEPENDENCIA. Su niño interior debe aprender que tiene derecho de decir NO a los demás cuando sus exigencias sean excesivas, cuando le demande que satisfaga sus requerimientos de inmediato y cuando intente convencerlo de que haga algo en contra de sus intereses. Es muy probable que Ud. haya aprendido a ocultar e ignorar al niño que sufre dentro pero que a la vez puede ser extremadamente sensible a ese niño que observa sufrir a los demás. Existen muchas formas de ocultar al niño que hay en Ud. Tal vez reconozca algunos modelos de los variados disfraces, detrás de: - Un hombre con fachada machista de tipo duro - Una supermujer con apariencia invulnerable - Enojos o intentos de culpabilizar a los demás - Cambios en sus estados de ánimo - Problemas en la determinación de triunfar en la carrera o trabajo que ha elegido - Conducta compulsiva como comer en exceso, abuso de alcohol o drogas, promiscuidad, trabajo en exceso - Fobias - Evitación de desafíos y situaciones de posible éxito - Rescate de otros e intento de controlar sus vidas - Confusión e impotencia - Conducta excesivamente razonable y controladora - Conducta autodestructiva o suicida Todas, situaciones que RESTRINGEN SU VIDA. 4. SABOTEADOR EN FUNCIONAMIENTO - Cuando se trata de quererte, agradarte y satisfacerte cometes innumerables errores - Siempre que se está a punto de conseguir una genuina felicidad y satisfacción personales se las arregla y sabotea - Mantenerse dentro de los mandatos de los padres - Su propia felicidad, sentimientos y necesidades así como satisfacción personal, no cuentan. - La deuda eterna con los padres hace que te ocupes de otros sin límites - Utiliza otras partes de nosotros a favor de su plan y propósitos destructivos aludiendo a las partes más vulnerables. - Nos trata con la misma exigencia y agresividad con que nos trataron nuestros padres a. METODOS OPERATIVOS Cinismo, critica, pensamientos inquietantes, temor, rebeldía, sugerencias negativas, confusión b. RASGOS Astuto, taimado, subversivo, reservado, brillante, convincente, persistente, tergiversa los principios positivos provocando autodestrucción. c. TACTICA - Se aprovecha de épocas de tensión para lanzar poderosos ataques que minan la confianza en sí mismo, integridad y compromiso - Se pone en movimiento cuando empieza a cosechar éxitos o disfrutar de la vida, especialmente cuando comienza a ejecutar cambios positivos. Detesta todo lo que lo pone en evidencia (libros, terapias, grupos, charlas, cd`s). Redoblará esfuerzos cuando lo identifiques. - Su arma más poderosa es el miedo, el mismo que temía perder el amor de los padres o bien caer en las fauces de su ira. El miedo provoca pensamiento negativos y estos provocan duda, parálisis y así genera una trampa Ud. mismo que lo aparta de su ser esencial o bien lo lleva excederse y abusar de sí mismo para mantener el control de lo que teme se le salga de las manos, así deja de disfrutar y se afana (No os afanéis, dijo Jesús en Mt 6:25). A pesar de que podemos decir e incluso creer que queremos lograr algo, internamente y de manera no muy consciente, podemos tener miedo de que los resultados, si son positivos, impliquen cambios que no deseamos o que creemos que no podemos manejar. Tomemos el ejemplo de una persona que ha sido muy gorda, toda su vida: Si ha tenido muy poca vida social y no ha tenido relaciones de pareja, puede, inconscientemente, temer que, si baja de peso, la gente se le acerque y que ella no sepa relacionarse, por lo que es más seguro mantenerse gorda. Podemos tenerle miedo a diferentes cosas: - Al cambio.- Esto implica enfrentarse a lo desconocido y genera angustia. - Al éxito y a las responsabilidades y obligaciones que éste implica. - A terminar desilusionados o frustrados y sentirnos mal, si no tenemos éxito. - A las pérdidas, reales o imaginarias, que el obtener nuestras metas puede causar. Con frecuencia, cuando logramos nuestros objetivos, pueden darse cambios en nuestra vida que causan envidias o que ocupan mucho de nuestro tiempo y que repercuten en nuestras relaciones y actividades. Estos posibles cambios pueden darnos miedo y para evitarlos, nos autosaboteamos. - A demostrar nuestra capacidad. Podemos creer que si la gente se da cuenta de nuestra capacidad: Espere demasiado de nosotros, las personas que nos ayudan y apoyan, ya no lo hagan y se alejen de nosotros d. DISFRACES Y CLAVES Debilita su voluntad con crítica aunque parece que apoya tus objetivos. Lo lleva a ser positivo cuando quiere estar solo y sentirse o bien a estar triste cuando tiene derecho a estar feliz. - Posposición - Deseo imposible - Heroicismo - Boicoteo inconsciente (lapsus) - Duda - Perfeccionismo - Somatización - Crisis emocional - Culpa como castigo al disfrute e. CIRCULO VICIOSO Represión-explosión-remordimiento-culpa-castigo- represión-explosión-remordimiento-culpa-castigo-represión, etc. 5. SALIDAS - Identificar al saboteador interno, cómo piensa, cómo siente. - Al ignorarlo se le otorga más poder y el intentar liberarse de él provoca que se oculte más hábilmente - El único camino es enfrentarlo y conocerlo íntimamente. - Se trata de una constante lucha y oposición a sus intentos por destruirle - No podrá desembarazarse de él, solo decidirse a acabar con sus ataques destructivos cada vez que aparezcan - Se camufla y cambia de métodos - El objetivo es usar toda la energía que tiene, brillante, creativo y poderoso, a favor de sus proyectos. - Tomar la decisión de vivir y ser lo que en realidad se es (ser esencial, llamado ser central o conocimiento consciente), al hacerlo lo veremos en marcha y así podremos neutralizarlo pues conoceremos sus tácticas - Identificar la ira o cólera, nombrarla, sacarla, expresarla y no guardarla. Tener claro que ella misma habla de usted y puede conocerse mejor cuando la identifica, puede detectar rasgos suyos ignorados antes, limites que faltan, situaciones que le duelen y agreden, cosas y actitudes que no quiere. Le ayudará a reconocer que es lo que en verdad le importa y así respetarse. Detrás de cada persona enojada hay alguien herido. - Otorgarse el amor incondicional, sin juicios ni comparaciones, vincularse con sus ser esencial y con Dios, el amor incondicional acepta lo que es y honra su libertad y deja libres a los otros. - Cuando haya miedo debe centrarse de nuevo en sus condiciones reales adultas y en su ser esencial para que no lo lleve al pasado temiendo lo que puede volver a ocurrir o al futuro temiendo el fracaso y la carencia de recursos personales. - Abstenerse de juicio o crítica patológica y evitar las categorías de bueno-malo, son condiciones de pensamiento propicias para el autosabotaje. Sin el juicio valorativo no surge la cólera contra sí mismo. - Tome consciencia de que esa sensación de autosabotaje procede de sus anteriores daños, no tiene nada que ver con su verdadera valía y su condición actual.

AUTO-SABOTAJE

¿Cuántas veces has tratado de hacer algo o de lograr un objetivo, sin tener éxito? Si hicieras un análisis detallado y honesto de dichos “fracasos”, probablemente te darías cuenta de que, muchas veces, no lo lograste por algo que tú mismo hiciste o dejaste de hacer.

Esto se llama autosabotaje. Existen muchas maneras de autosabotearnos y desafortunadamente, pocas veces nos damos cuenta de que nos estamos autosaboteando.

Veamos algunos ejemplos de autosabotaje:

- Tienes que hacer un trabajo importante que te va a permitir un ascenso y de repente empiezas a estar “muy ocupado”, haciendo cosas en tu casa, arreglando el coche, hablando por teléfono, etc. y no tienes tiempo para hacer el trabajo o por lo menos para hacerlo bien.

- Estás esperando una llamada muy importante, de una persona que puede mejorar tu vida y se te olvida prender tu celular.

- Te preocupa tanto quedar bien con la gente o evitar ser criticado por los demás, que nunca haces lo que a ti te gustaría hacer.

- Estás en un tratamiento médico y constantemente se te olvida tomar tus medicinas.

- Estas a dieta, pero la rompes constantemente diciéndote: “Ahora si la empiezo bien, el próximo lunes”.

- Te inscribes en un curso de computación y “se te hace tarde” o no puedes ir a muchas de las clases.

- Discutiste con tu pareja, le compraste un pequeño regalo y se te olvidó en tu casa u oficina.

- Quizás pienses que un olvido o llegar tarde, puede ser normal en esta época de tráfico y estrés y que no necesariamente significa, que te estás autosaboteando.

Esto puede ser cierto, si sólo sucede muy de vez en cuando y si casi siempre logras tus metas. Pero si sucede con frecuencia o si por algún motivo que no conoces, quieres hacer cosas y no puedes o te esfuerzas en lograr cosas y no las obtienes, es muy probable que te estés autosaboteando.

Cuando no obtenemos lo que deseamos, generalmente pensamos que:

- Tenemos mala suerte,

- somos víctimas de las circunstancias,

- lo que tenemos que hacer, es demasiado difícil,

- la culpa de nuestros errores o fracasos la tienen los demás,

- la gente se aprovecha de nosotros,

- no entendemos qué es lo que nos pasa,

- etc.

Generalmente, cuando nos autosaboteamos, no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo y mucho menos de por qué lo hacemos.

La causa del autosabotaje es inconsciente y creemos que:

- Realmente se nos olvidaron las cosas,

- si rompimos la dieta, volvimos a fumar o gastamos el dinero que teníamos ahorrado para algo importante, fue porque no lo pudimos evitar o por falta de fuerza de voluntad,

- si no nos dio tiempo de hacer lo que teníamos que hacer, fue por un mal cálculo, porque estábamos seguros de que íbamos a poder hacerlo todo, etc, etc.

Siempre tenemos una justificación, aparentemente lógica, que explique nuestro comportamiento. Pero estamos frente a un terrible drama.

1. CONCEPTOS DE AUTOSABOTAJE

a) Necesidad adquirida aunque no identificada de provocarse a Ud. mismo infelicidad (Marta y William Pieper)

b) Hacer, inconscientemente, cosas que nos impiden lograr lo que deseamos

c) Cuando decimos que queremos algo y después nos aseguramos de que no suceda. (Alyce P. Cornyn-Selby)

2. ORIGENES

El saboteador refleja al niño temeroso, enfadado y destructivo de nuestros padres que no deseaba ser desplazado por otro niño, enviando mensajes tácitos a los hijos de limitación y restricción. Esto provoca Ira en el niño externo (hijos) la cual reprime y la vuelca contra sí mismo. Decide castigarse y destruirse a fin de evitar la ira de los padres con su éxito, es mejor restringirse y destruirse que ser la víctima de la ira neurótica de los padres. Así como los mandatos de los padres fueron inconscientes, el saboteador es inconsciente. El proceso de autodestrucción y autosabotaje es prolongado, lento, sutil y un misterio para el propio niño y sus padres. (Martha Baldwin)
Utiliza la ira reprimida para destruir nuestros sueños, minar nuestras relaciones y dañar nuestra salid física.
Es un hábito, ya muy arraigado, que tiene sus raíces en nuestra infancia. Está basado en la forma que usábamos para “defendernos” ante las excesivas demandas de nuestros padres, que esperaban de nosotros: Perfección, que nos mantuviéramos siempre cerca y/o dependientes de ellos.

Una baja autoestima

Las metas que tenemos no son nuestras, por lo tanto no estamos suficientemente motivados como para hacer el esfuerzo. Son varios los motivos por los que podemos seguir las metas de otras personas. Nos las imponen. Queremos darle gusto a ciertas personas. Tenemos miedo que nos rechacen si no las aceptamos. No tenemos metas propias.
Adicción a la infelicidad. Necesidad de sentir cierta dosis de desasosiego para mantener el equilibrio interior. Asociamos de niños la preocupación y amor de nuestros padres con sus exigencias, la infelicidad que nos causaba sentir su frustración era parte de las sensaciones de sentirnos amados (te corrijo porque te amo). Se establece una necesidad de infelicidad como satisfacción, dándose una confusión de felicidad e infelicidad que persiste hasta la vida adulta llevándonos poderosamente hacia el autosabotaje (Marta y William Pieper)
Patrón de disciplina aprendido en el cual hay consecuencias desagradables cada vez que rompemos un valor, y si un valor era ser humilde, sencillo, y no egoísta, darnos la oportunidad de algo y ser felices merece entonces un castigo. Por ende el castigo es bueno.
Recreación de sentimientos y condiciones de sufrimiento como forma de estar en el mundo. Recreación del abandono sufrido (Autoabandono). Se caracteriza por una posición de “estoy mal” que da origen a justificar la culpa y el castigo y el autoataque. (McKay y Fanning). Cuando entonces no se logra lo deseado se confirma aquello que pensábamos de nosotros mismos: somos malos, inadecuados e inmerecedores de felicidad.

SABOTEADOR:

Esa parte de nosotros mismos que nos atemoriza. Parte dedicada a vencer sus esfuerzos por prepararse para el éxito y aspirar a la integridad y a la sanación que tanto desea y merece. Llamado también “la bruja”. Pone en práctica los mensajes letales absorbidos de los padres (no existas, sé perfecto, no seas quien eres, sé lo que deseamos que seas).

Educarnos a nosotros mismos implica saber centrar nuestra mente y corazón en la energía del amor hacia nuestro niño interior. Esto implica límites en nuestras relaciones y con nosotros mismos.

Cuando se ignora lo anterior se provoca sufrimiento:

adicciones

Dependencia
Relaciones destructivas
Familias conflictivas
Confusión
Promiscuidad
Preocupaciones financieras
Salud deteriorada


Debemos saber encontrar nuestro centro, esto nos permite cuidarnos en vez de cuidar al otro. Somos entonces libres para amarnos a nosotros mismos sin culpa.

Crecer es asumir la responsabilidad de amar y educar satisfactoriamente al niño interior que habita en la profundidad de nuestro ser. Una vez pasada la infancia y adolescencia la responsabilidad es nuestra.

Muchos eligieron educar a otros con la esperanza de que ellos le correspondan atendiendo sus necesidades y sentimientos, este modelo produce dolor, culpa, relaciones decepcionantes. Se llama CODEPENDENCIA.

Su niño interior debe aprender que tiene derecho de decir NO a los demás cuando sus exigencias sean excesivas, cuando le demande que satisfaga sus requerimientos de inmediato y cuando intente convencerlo de que haga algo en contra de sus intereses.

Es muy probable que Ud. haya aprendido a ocultar e ignorar al niño que sufre dentro pero que a la vez puede ser extremadamente sensible a ese niño que observa sufrir a los demás.

Existen muchas formas de ocultar al niño que hay en Ud. Tal vez reconozca algunos modelos de los variados disfraces, detrás de:

- Un hombre con fachada machista de tipo duro

- Una supermujer con apariencia invulnerable

- Enojos o intentos de culpabilizar a los demás

- Cambios en sus estados de ánimo

- Problemas en la determinación de triunfar en la carrera o trabajo que ha elegido

- Conducta compulsiva como comer en exceso, abuso de alcohol o drogas, promiscuidad, trabajo en exceso

- Fobias

- Evitación de desafíos y situaciones de posible éxito

- Rescate de otros e intento de controlar sus vidas

- Confusión e impotencia

- Conducta excesivamente razonable y controladora

- Conducta autodestructiva o suicida

Todas, situaciones que RESTRINGEN SU VIDA.

4. SABOTEADOR EN FUNCIONAMIENTO

- Cuando se trata de quererte, agradarte y satisfacerte cometes innumerables errores

- Siempre que se está a punto de conseguir una genuina felicidad y satisfacción personales se las arregla y sabotea

- Mantenerse dentro de los mandatos de los padres

- Su propia felicidad, sentimientos y necesidades así como satisfacción personal, no cuentan.

- La deuda eterna con los padres hace que te ocupes de otros sin límites

- Utiliza otras partes de nosotros a favor de su plan y propósitos destructivos aludiendo a las partes más vulnerables.

- Nos trata con la misma exigencia y agresividad con que nos trataron nuestros padres

a. METODOS OPERATIVOS
Cinismo, critica, pensamientos inquietantes, temor, rebeldía, sugerencias negativas, confusión

b. RASGOS

Astuto, taimado, subversivo, reservado, brillante, convincente, persistente, tergiversa los principios positivos provocando autodestrucción.

c. TACTICA

- Se aprovecha de épocas de tensión para lanzar poderosos ataques que minan la confianza en sí mismo, integridad y compromiso

- Se pone en movimiento cuando empieza a cosechar éxitos o disfrutar de la vida, especialmente cuando comienza a ejecutar cambios positivos. Detesta todo lo que lo pone en evidencia (libros, terapias, grupos, charlas, cd`s). Redoblará esfuerzos cuando lo identifiques.

- Su arma más poderosa es el miedo, el mismo que temía perder el amor de los padres o bien caer en las fauces de su ira. El miedo provoca pensamiento negativos y estos provocan duda, parálisis y así genera una trampa Ud. mismo que lo aparta de su ser esencial o bien lo lleva excederse y abusar de sí mismo para mantener el control de lo que teme se le salga de las manos, así deja de disfrutar y se afana (No os afanéis, dijo Jesús en Mt 6:25).

A pesar de que podemos decir e incluso creer que queremos lograr algo, internamente y de manera no muy consciente, podemos tener miedo de que los resultados, si son positivos, impliquen cambios que no deseamos o que creemos que no podemos manejar.

Tomemos el ejemplo de una persona que ha sido muy gorda, toda su vida: Si ha tenido muy poca vida social y no ha tenido relaciones de pareja, puede, inconscientemente, temer que, si baja de peso, la gente se le acerque y que ella no sepa relacionarse, por lo que es más seguro mantenerse gorda.

Podemos tenerle miedo a diferentes cosas:

- Al cambio.- Esto implica enfrentarse a lo desconocido y genera angustia.

- Al éxito y a las responsabilidades y obligaciones que éste implica.

- A terminar desilusionados o frustrados y sentirnos mal, si no tenemos éxito.

- A las pérdidas, reales o imaginarias, que el obtener nuestras metas puede causar. Con frecuencia, cuando logramos nuestros objetivos, pueden darse cambios en nuestra vida que causan envidias o que ocupan mucho de nuestro tiempo y que repercuten en nuestras relaciones y actividades. Estos posibles cambios pueden darnos miedo y para evitarlos, nos autosaboteamos.

- A demostrar nuestra capacidad. Podemos creer que si la gente se da cuenta de nuestra capacidad: Espere demasiado de nosotros, las personas que nos ayudan y apoyan, ya no lo hagan y se alejen de nosotros

d. DISFRACES Y CLAVES

Debilita su voluntad con crítica aunque parece que apoya tus objetivos. Lo lleva a ser positivo cuando quiere estar solo y sentirse o bien a estar triste cuando tiene derecho a estar feliz.

- Posposición

- Deseo imposible

- Heroicismo

- Boicoteo inconsciente (lapsus)

- Duda

- Perfeccionismo

- Somatización

- Crisis emocional

- Culpa como castigo al disfrute

e. CIRCULO VICIOSO

Represión-explosión-remordimiento-culpa-castigo- represión-explosión-remordimiento-culpa-castigo-represión, etc.

5. SALIDAS

- Identificar al saboteador interno, cómo piensa, cómo siente.

- Al ignorarlo se le otorga más poder y el intentar liberarse de él provoca que se oculte más hábilmente

- El único camino es enfrentarlo y conocerlo íntimamente.

- Se trata de una constante lucha y oposición a sus intentos por destruirle

- No podrá desembarazarse de él, solo decidirse a acabar con sus ataques destructivos cada vez que aparezcan

- Se camufla y cambia de métodos

- El objetivo es usar toda la energía que tiene, brillante, creativo y poderoso, a favor de sus proyectos.

- Tomar la decisión de vivir y ser lo que en realidad se es (ser esencial, llamado ser central o conocimiento consciente), al hacerlo lo veremos en marcha y así podremos neutralizarlo pues conoceremos sus tácticas

- Identificar la ira o cólera, nombrarla, sacarla, expresarla y no guardarla. Tener claro que ella misma habla de usted y puede conocerse mejor cuando la identifica, puede detectar rasgos suyos ignorados antes, limites que faltan, situaciones que le duelen y agreden, cosas y actitudes que no quiere. Le ayudará a reconocer que es lo que en verdad le importa y así respetarse. Detrás de cada persona enojada hay alguien herido.

- Otorgarse el amor incondicional, sin juicios ni comparaciones, vincularse con sus ser esencial y con Dios, el amor incondicional acepta lo que es y honra su libertad y deja libres a los otros.

- Cuando haya miedo debe centrarse de nuevo en sus condiciones reales adultas y en su ser esencial para que no lo lleve al pasado temiendo lo que puede volver a ocurrir o al futuro temiendo el fracaso y la carencia de recursos personales.

- Abstenerse de juicio o crítica patológica y evitar las categorías de bueno-malo, son condiciones de pensamiento propicias para el autosabotaje. Sin el juicio valorativo no surge la cólera contra sí mismo.

- Tome consciencia de que esa sensación de autosabotaje procede de sus anteriores daños, no tiene nada que ver con su verdadera valía y su condición actual.

jejejeje
123